Icono de Hospital

Hospital Sedna
Periférico Sur 5246 Consultorio 825 2a torre 8o piso Col. Pedregal de Carrasco C.P. 04700 México, D.F.

Icono de teléfono

6728-0141
6596-1455
8000-7300 Ext. 8085

Enfermedades en la piel

Piel con Acné

Acné

Es una enfermedad crónica que afecta la unión del pelo y la glándula que produce el sebo; inicia en la pubertad aunque puede presentarse en adultos, en quienes hay que valorar la posible asociación a fármacos, problemas hormonales o alguna enfermedad.

Las lesiones pueden aparecer en cara, cuello y tórax, y dependiendo el tipo y la cantidad se clasifica en grados de severidad: leve, moderado y severo.

Como cualquier enfermedad, el acné debe ser atendido, y el tratamiento consiste en eliminar la presencia de lesiones inflamatorias, así como prevenir las secuelas como cicatrices y manchas.

Piel con dermatitis

Dermatitis atópica

Es la enfermedad de la piel más frecuente en niños, se puede presentar en cualquier parte del cuerpo, pero más en cara, brazos y atrás de las rodillas; se caracteriza por resequedad de la piel lo cuál genera mucha comezón y posteriormente aparecen zonas enrojecidas, que pueden exudar o sangrar.

Para el tratamiento lo más importante es mantener la piel lubricada, y en ocasiones es necesario dejar tratamiento tópico o tomado dependiendo la severidad.

Piel con Psoriasis

Psoriásis

Es una enfermedad crónica e inflamatoria de causa desconocida pero que puede heredarse. Se caracteriza por zonas enrojecidas y una escama muy gruesa en su superficie, generalmente no da ningún síntoma. Las lesiones pueden presentarse en brazos, piernas, tronco y piel cabelluda, en esta última localización puede confundirse con la caspa. El tratamiento puede ser con cremas o tomado, dependiendo cuántas áreas del cuerpo está afectando. Los pacientes pueden mejorar y aún estar sin lesiones después del tratamiento, sin embargo, puede tener recaídas.

Cáncer en la piel

Cáncer de la piel

El cáncer de piel es el segundo cáncer más frecuente en nuestro país. Se asocia principalmente a la exposición a radiación UV, aunque pueden existir otros factores ambientales y genéticos que lo favorezcan.

Se divide en dos grandes grupos: cáncer de piel no melanoma y el melanoma, el primer grupo es el más frecuente y son tumores que inician como un “granito” que va creciendo lentamente, en ocasiones se ulcera y sangra, su comportamiento es de baja malignidad, es decir, sólo invade localmente sin afectar otros órganos, el tratamiento es con extirpación quirúrgica amplia, que requiere en algunos casos reconstrucción del área con una técnica quirúrgica llamada colgajo.

El melanoma es un cáncer con un comportamiento muy agresivo por lo que puede iniciar en piel e invadir otros órganos, puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, pero en nuestro país los lunares que aparecen en palmas y plantas tienen mayor tendencia a malignizarse.

Es de suma importancia, acudir con el dermatólogo ante la presencia de un lunar que ha cambiado de forma, tamaño o color, ya que el melanoma puede tratarse si se detecta oportunamente.

Piel con Rosacea

Rosácea

Es un problema crónico de la piel que se localiza en la cara y se caracteriza por enrojecimiento y “granos” como los de acné; puede afectar también los ojos. Se clasifica de acuerdo a la severidad y al tipo de lesiones; ya que puede observarse únicamente enrojecimiento y telangiectasias o“venitas” hasta fimas que son engrosamientos de las capas de la piel con aspecto de una gran cicatriz.

El tratamiento es con medicamentos tópicos o tomados, láser o luz pulsada.

Sudoración excesiva

Sudoración excesiva

La hiperhidrosis es la producción excesiva de sudor en ciertas zonas corporales, la causa puede ser de origen neural (hipotalámica, medular, espinal, refleja axonal) y no neural (calor local, fármacos, alteraciones en el flujo sanguíneo o en las glándulas sudoríparas).

La hiperhidrosis localizada de palmas, plantas o axilas, por lo general es de origen emocional, ya que los estímulos térmicos no causan sudoración apreciable en estas áreas, la hiperhidrosis puede complicarse con bromhidrosis (mal olor), infecciones bacterianas o micóticas.

Para el tratamiento de esta enfermedad, se pueden emplear polvos secantes con talco y oxido de zinc, en casos graves, puede utilizarse toxina botulínica o emplearse el tratamiento quirúrgico con eliminación selectiva de las glándulas según los patrones de sudación o eliminación glandular generalizada.